18 noviembre, 2015

Cambio cultural: ahora, el regalo lo elige el que lo recibe

Empezó con las listas de casamiento y las gift cards, y cada vez se va acentuando más la tendencia de que el regalo lo define el agasajado.

La acción de regalar se está transformando. Hasta hace poco tiempo, el regalo pasaba exclusivamente por la persona que lo hacía, que era quién se tomaba un tiempo para encontrar el presente adecuado para la otra persona. Pero en el último tiempo esto empezó a cambiar, y los regalos pasan cada vez más por la persona que los recibe que por la que los hace.

Este cambio se debe a la irrupción de las listas de regalos y las gift cards en el mercado. Y, aunque ya se percibe como un cambio cultural, todavía hay resistencia y personas que sienten incómodas regalando una tarjeta en lugar de un regalo tradicional.

Sin embargo, el cambio ya está en marcha y en el mercado creen que es cuestión de tiempo que se rompan las barreras de resistencia. En Estados Unidos, siete de cada diez personas regalan gift cards, y las listas son muy habituales.

En la Argentina, las listas de casamiento lograron instalarse con fuerza, pero todavía hay nuevos mercados por explorar. Hace unos años se lanzó un sitio de listas de regalos para bebés que, aunque tiene un concepto muy interesante y práctico, todavía lucha con los prejuicios de la gente para entrar en el mercado.

Los otros protagonistas de este cambio son las gift cards, y dentro de este rubro se destaca el trabajo de Bigbox, una empresa que a través de unos paquetes de experiencias, permite definir el regalo según cada usuario.

Las listas de regalos

Lista de regalosLos regalos de casamientos fueron los primeros en romper la barrera cultural y los novios los primeros en elegir sus propios regalos y exigir que los invitados se ajusten a sus gustos y preferencias.

Si bien todavía quedan algunos que se resisten a este sistema, la mayoría ya pregunta donde regalan los novios y se ajustan a las listas armadas.

Entre las distintas opciones de listas de regalos están las de los negocios físicos, y las que funcionan a través de la web. Dentro de estas últimas, hay sitios que tienen convenios con negocios para comprar regalos, y hay otros que solo depositan la plata en la cuenta de las novios a cambio de una comisión.

El cambio en las listas de casamiento empezó a tomar fuerza cuando muchas parejas empezaron a convivir y, cuando llegaban al casamiento, ya tenían sus casa armadas. Además, como explicó Agustín Cardoso Tornquist, socio fundador del sitio Alistate, el costo de las fiestas aumentó mucho, lo que hizo que a través de las listas los novios pudieran recuperar la plata que habían puesto.

«El valor de una fiesta creció muchísimo. Ahora hay mucha más inversión en el armado de la fiesta, y los novios que ya están viviendo lo que menos necesitan son objetos. Por eso les rinde más la posibilidad de costear o invertir el dinero de la fiesta», explicó.

La diferencia del sitio Alistate con otros es que ellos cobran una comisión fija, que no depende de la cantidad de plata que reciben los novios, y que el dinero llega directamente a la cuenta de ellos, sin pasar por el control de la empresa. Cuando uno regala, se le acredita automáticamente en la cuenta de los novios la plata del regalo.

«Cuando creamos Alistate lo que teníamos como objetivo era modificar la mente de la gente. Ya existían las empresas de regalos online, pero tenían acuerdos con los locales o te hacían pagar una comisión sujeta al porcentaje final», describió Cardoso Tornquist.

«Con nosotros los novios tienen autonomía y tienen una solución, en lugar de tener que lidiar con lugares diferentes», agregó.

Cardoso Tornquist explicó que la idea surgió de su propia experiencia y la de sus amigos, cuando se dieron cuenta que a todos les pasaba los mismo, y que ninguno quería regalos sino juntar plata: «Tenemos 32 años y nos dábamos cuenta que no queríamos que nadie nos diga qué hacer con los regalos».

Lanzaron el sitio en 2013 y ahora, además de listas de casamiento, ya tuvieron bar mitzvahs y bat mitzvahs.

«Te regalan la posibilidad de que vos decidas lo que querés. Nosotros no queríamos solo darle una solución a las parejas que se casaban, sino que los novios puedan cumplir con objetivos, como tener su casa, y no lidiar con regalos inútiles», concluyó.

Entre otra de las opciones que eligen los novios que no quieren regalos físicos aparece la luna de miel. Muchas parejas prefieren invertir la plata de los regalos en un viaje, en lugar de recibir objetos para la casa.

«Las listas de luna de miel fueron el paso intermedio entre una casa y las webs que te ofrecen el servicio de darte la plata. Nosotros recibimos muchísimas consultas de novios y tenemos listas donde les pueden regalar una noche, o una cena en el lugar que elijan», explicó Florencia de la agencia de turismo Swan.

«Yo creo que cada vez más novios prefieren tener la plata y decidir cuánto gastar, y los que no necesitan tantas cosas lo usan como ahorro o inversión. Hay muchas parejas que ya tienen casa, que ya tienen muchas cosas y conviven, y no necesitan el sillón y la heladera o prefieren hacer un gran viaje», agregó.

El próximo paso en las listas de regalos, es el negocio de los regalos para los recién nacidos. Hace unos años Mariana Basualdo lanzó el sitio Baby Coming que busca que las personas regalen ahí, para que luego los padres elijan sus presentes.

«Yo creo que las listas de nacimientos tienen que ver con lo práctico. No es solo que elijan su regalo, sino también de regalar algo que la otra persona no va a tener que cambiar. Además te permite maximizar el crédito eligiendo lo que necesitás», explicó Basualdo.

La fundadora del sitio profundizó y dijo que muchas veces las madres ya tienen la mayoría de las cosas que necesitan antes de que nazcan sus bebés, por lo que reciben regalos repetidos, de cosas que no necesitaban, y que luego, con un bebé chiquito es difícil hacerse tiempo para cambiar.

«El punto es que para mi cuando tenés tu primer bebé, todo lo básico ya lo tenés antes de que nazca, y una vez que nace, te vuelven a regalar lo mismo, o ropa con talles que no te sirven. A veces lo podés cambiar, y otras no llegás. Pero la barrera cultural todavía está y muchas veces la gente no se anima a decir que hizo una lista», agregó.

El mercado de las gift cards

2116699h765

Sin dudas, la máxima expresión de que el regalo lo elige quien lo recibe son las gift cards. De hecho, Oh Gift Cards -la empresa líder en emisión, procesamiento y comercialización de gift cards en la Argentina- describe su producto como «el regalo perfecto» ya que «es la manera de regalar la posibilidad de elegir el propio regalo».

Cruz González Smith, director de la empresa, agrega que aunque el regalo lo define el que lo recibe, el que lo hace también participa al elegir la marca en la que el otro va a comprar: «Este servicio ofrece la posibilidad de regalarte algo que contenga un valor percibido de regalo. En la elección hay que pensar en que le gusta a la otra persona, y el que lo recibe lo sabe».

Aunque en la Argentina al mercado de las gift cards todavía le falta crecer, las perspectivas son positivas. En Estados Unidos siete de cada diez personas regalan gift cards. Acá, gran parte del negocio se lo llevan los regalos empresariales, pero eso mismo fue lo que contribuyó a difundir el producto y romper las barreras y prejuicios.

Para fin de año el shopping Galerías Pacífico lanzará su primer gift card, que va a permitir comprar en diferentes marcas de ese lugar, algo que hasta ahora no sucede porque las gift cards que existen son solo por marca.

«Las marcas nuestras venden año tras año cada vez más. Se nota que hay una mayor penetración del producto, y es cada vez más conocido y usado», agregó González Smith.

Para hacerlo más atractivo, muchas marcas deciden invertir en un buen packaging, para generar la sensación de que es un regalo armado y dedicado, y no solo una tarjeta: «Las marcas te hacen un sobrecito para dedicatoria, y ponen una bolsa con moño. Así le dan valor percibido al regalo. No es un plástico nada más con plata», detalló González Smith.

«En el mundo de las gift cards si bien el que recibe es mucho más protagonista que el que regala, no le quitas del todo el protagonismo al otro. El que regala tiene que sentir la seguridad de que no perdió valor su regalo», puntualizó el director.

«Hay personas para las que la practicidad es un valor, y se están venciendo los prejuicios. El mercado cambió muchísimo, y ya no es tan tabú la palabra gift card como hace cinco años», agregó González Smith.

Un servicio parecido al de las gift cards es el que ofrece la empresa Bigbox. La diferencia es que en esta empresa se regala un paquete que incluye diferentes opciones de experiencias, y la persona elige entre un grupo de propuestas. El regalo es una tarjeta que viene en una caja con un catalogo.

Lara Esteverena, Directora de Marketing Regional de Bigbox, explicó que en sus regalos «el actor principal es el agasajado».

«En los tiempos posmodernos es importante brindar flexibilidad y libertad en el proceso de elección. En términos prácticos, uno está regalando algo con lo que se identifica. Bigbox se identifica con el buen vivir, y el hedonismo, pero al mismo tiempo le das la libertad de escoger y vivir esa experiencia al agasajado», agregó Esteverena.

«Estamos en una etapa de transición, donde están quedando atrás los negocios tradicionales. Todos nuestros clientes regalan con gusto el hecho de la libre elección, de regalar la posibilidad de elegir», finalizó.

Fuente: LA NACION

Detalles de la Entrada